La demanda energética mundial sufre su peor caída y Panamá sigue la tendencia

0
245
Publicidad
Rincón de Lupe

Catia Rojas Toro

La pandemia por COVID-19 ha disparado un golpe certero a la demanda mundial de energía que, de acuerdo con estimaciones de la Asociación Internacional de Energía (AIE), sufrirá una caída del 6% en el 2020, cifra que representa 7 veces más la disminución registrada después de la crisis financiera mundial de 2008.

Publicidad
Municipio de Panamá

El reporte divulgado el pasado 30 de abril, reveló que el confinamiento por la pandemia COVID-19, contraerá significativamente la demanda energética a niveles sin precedentes. Economías avanzadas como Estados Unidos y la Unión Europea, podrían mostrar disminuciones del 9% y 11%, respectivamente.

La demanda de electricidad también mostró una contracción de 20% o más, y tuvo impactos menores en aquellos sitios en que el confinamiento fue parcial. El informe, establece que los cambios en el uso de la electricidad han resultado en una disminución significativa de la demanda general, mostrando niveles y patrones de consumo en días de semana durante el confinamiento, parecidos a un domingo anterior a la crisis sanitaria que azota a la comunidad mundial. El organismo proyectó, una disminución de la demanda de electricidad del 5% en 2020, la mayor caída desde la Gran Depresión de 1930.

Los datos diarios recopilados de más de 30 países, que representan más de un tercio de la demanda mundial de electricidad, muestran que el alcance de la caída de la demanda dependerá del levantamiento progresivo del confinamiento en la mayoría de los países, acompañado de una recuperación económica gradual, en los próximos meses.

Con un análisis de 100 días de datos reales en lo que va del año, la AIE, estimó no solo las tendencias de consumo de energía sino también las emisiones de dióxido de carbono. Esta crisis provocará a su vez, una reducción anual récord en las emisiones de carbono de casi 8%, colocándolas a los niveles de 2010. Una noticia que no motiva celebraciones, por los resultados devastadores que causa la pandemia en términos de pérdidas de vidas, y la crisis económica y social que se deriva de esta.

Su director ejecutivo, Fatih Birol, calificó de asombrosa la caída de la demanda en casi todos los combustibles, particularmente el carbón, el petróleo y el gas, mientras que, en contrasentido, las energías renovables muestran un crecimiento. Estimaciones del organismo, colocan al carbón, con un desplome de 8% en 2020, la mayor disminución desde la Segunda Guerra Mundial, en tanto la demanda de gas natural está camino a reducirse en un 5%. Este sería el mayor derrumbe anual registrado en el consumo desde que la demanda de gas natural se desarrolló a escala durante la segunda mitad del siglo XX.

La AIE, en su reporte explica que las medidas de confinamiento han estimulado un cambio importante hacia las fuentes de electricidad renovables. La energía solar fotovoltaica y la eólica, aumentaron la generación de electricidad renovable en un 5% en 2020, ayudada por una mayor producción de energía hidroeléctrica, añade el informe. Las energías renovables, de acuerdo el estudio, son las únicas que registrarán un importante crecimiento, ampliando su liderazgo para alcanzar el 40% de la generación mundial de electricidad, cifra que representa unos 6 puntos porcentuales, por arriba del carbón.

Panamá sigue la tendencia mundial

Panamá sigue esta tendencia mundial. Jorge Rivera, secretario de Energía, reveló que la demanda panameña cayó un 20% en promedio desde que se declaró el confinamiento hace 60 días, en tanto que la de combustibles registró un descenso del 60%. A diferencia de la AIE, Panamá no tiene proyecciones del impacto del confinamiento por la pandemia, en términos de demanda anual. Rivera, explicó que “es muy pronto para hacer una proyección completa del año, ya que dependerá de muchos factores que aún son inciertos en los próximos meses”.

Desde marzo, registró un cambio hacia las fuentes de energía renovable. El Secretario de Energía, explicó que el país está muy por encima de la proporción mundial dada a conocer por la AIE. La generación promedio de energía renovables solar y eólica se situó en marzo, en un 17 %, un incremento importante, tratándose de época seca. Esta, sumada a la generación por hidro, se sitúa en 77%, cifra que supera la estimación mundial de la AIE. La capacidad instalada de la energía solar fue de 2% mientras que la eólica, aumentó a 15% a marzo. En lo que se refiere al precio de los combustibles líquidos, Rivera, aseguró que se han reducido en un 37%, y el último incremento se debió a que Panamá, importa el producto refinado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here